lunes, 1 de enero de 2007

Antes que todo

Cuando niña me gustaba marzo y, particularmente, el olor de los cuadernos nuevos. Me pasaba las últimas semanas de febrero, luego de la compra de los útiles escolares, mirando mis cuadernos, poniéndole forros plásticos y etiquetas, clasificándolos, pensando en lo que escribiriía, en lo que tacharía, en lo que omitiría.

Han pasado años -no tantos, tampoco- y debo admitir que con este espacio me pasa lo mismo. Me motiva mucho o, como dicen los siúticos, me hace ilusión empezar otra vez. Porque han de saber que este no es mi primer blog. Y que el
anterior lo abandoné, lo que me hace -supongo- una bloggera no confiable.

No importa. Durante varios meses, mi blog era bastante importante para mí. Estaba alucinada y creía en el poder de la palabra. Pero antes de que cumpliera un año, en agosto, mi mamá se murió. Y yo había predicho mi orfandad, pero en otro sentido.

Con la muerte de mi mamá yo también morí un poco. Se me acabaron las ganas. Me cuesta levantarme, me cuesta concentrarme, me cuesta sonreír. Y mucho más escribir.

Sin embargo, creo que es hora de levantar cabeza. Y creo que tal vez, aquí y ahora, debo empezar a hacerlo.

Bienvenidos, porque me hago cargo de lo que escribo.

2 comentarios:

Kathy_C dijo...

Sí.

Levántate y anda no más, Lázara. Algo haremos. Las cosas deben empezar a salir mejor. O nos convencemos o no pasará nada.

Bienvenida de nuevo

Te extrañé =)

Cristian dijo...

Bueno, si Usted quiere volver a comenzar todo, la estaremos apoyando, por cierto. Agregaremos este blog a nuestra lista de favoritos, por cierto. Estoy hablando como hombre de radio, por cierto. La leeremos. Un abrazo de ánimo.