viernes, 25 de marzo de 2011

Carta abierta: Rodrigo Hinzpeter


Elliot Ness

Gran Hermano

Ministro:


Sabemos que su pega es difícil. Que no debe ser nada fácil lidiar con la personalidad, las ansias de figuración y los piñerismos de su jefe; con la burocracia endémica de la cosa pública (de seguro llega a soñar de nostalgia por la eficiencia del mundo privado, ¿cierto?); con la posibilidad de que un temblor pase de mediana intensidad a cataclismo y le eche abajo la Onemis y el país, que tanto trabajo ha costado reconstruir por completo desde el 27-F.

Sabemos también que hace su mejor esfuerzo para que las páginas de los libros de historia lo recuerden como un estadista de tomo y lomo (y de paso pavimentar su camino a La Moneda, si es que el aparecido de Laurence Golborne no le gana la jugada).

Se sabe que usted aspira a ser el Antonio Varas del Presidente Piñera (igual, yo le recomendaría otro referente, no ve que el citado ni siquiera llegó a ser candidato. Apenas le alcanzó para nominar una calle y un salón en La Moneda, más encima a medias con el jefe).

Sabemos también que ha debido ayudarse para sacarse un siete en la tarea, usando algo más que placebos para lograrlo. Yo lo entiendo, Rodrigo. Permítame ser confianzuda y contarle que yo también he tenido problemas para conciliar el sueño. Y si bien no he llegado a “caramelos” como el ravotril, sí he recurrido al armonyl, el agüita de las carmelitas, el melipass y hasta aceite aromático de lavanda. No para beberlo, ministro, sino que para hacerme masajitos.

La confidencia –que de seguro debe saberla, pese a que no me sigue en Twitter (pero sabemos que en Chile no se escribe ni un solo tuit sin que usted lo sepa)- es para decirle que lo entiendo.

Sin embargo, Rodrigo, no crea que la empatía me alcanza para tanto. Cuando usted dice, a la hora del matinal, que “asesinar a un policía, aunque suene duro, es más grave que asesinar a un ciudadano común y corriente en el orden de sociedad que nosotros nos hemos dado”, uno no puede evitar indignarse.

¿Cómo es posible eso? ¿No se supone que la “Constitución” (jajajajaja) establece que todos somos iguales ante la ley (jajajajajajajaja)? ¿Acaso no bastan las desigualdades en todo ámbito de la vida nacional, para que además la muerte de cualquiera de nosotros le importe menos al estado que la de un detective? Siguiendo con esa lógica: ¿la vida de un paco raso vale menos que la de un general? Y si matan, al mismo tiempo, a un general y a un ministro, ¿para qué lado se inclina la balanza?

En esta misma dinámica, ¿no debieran ser más graves los delitos cometidos por los policías que por los ciudadanos ordinarios como una? Entonces, ¿por qué el carabinero que mató a Matías Catrileo sólo fue condenado a tres años de prisión, más encima con beneficios? Y a Llaintul le caen 15 años por homicidio frustrado del fiscal Mario Elgueta y 10 por robo con intimidación. Como que algo no calza, ¿vio?

En todo caso, sabemos que estos no han sido sus únicos patinazos. Hace poquito, en enero, les tiró la ley de seguridad interior a los ateridos magallánicos, que reclamaban por el alza en el precio del gas. Anuncio hecho en la antesala del viaje de Golborne, a Punta Arenas, por cierto.

Está también el caso del joven paquistaní Mohamed Saif Ur Rehman Khan, quien fue detenido y acusado de portar supuestas "trazas de explosivos" en una visita a la embajada estadounidense. Después de meses en prisión, el ciudadano fue liberado de los cargos, pese a usted aseguró que habían indicios poderosos de que el joven era un caso preocupante.

O cómo olvidar su uso selectivo de Google: mientras que nunca se enteró de que uno de sus flamantes gobernadores era amigui de Paul Schaefer; al diputado PS Fidel Espinoza lo increpó a partir de información sacada del buscador, por lo que debió luego pedir disculpas.

O la advertencia a Fernando Paulsen, respecto a que está atento a todos los tuits que nos mandamos. ¿Usted leyó a Orwell, cierto?

Y para qué vamos a hablar del discurso de la puerta giratoria que mantuvo hasta algunas matizó hace algunas semanas, cuando con el ministro de Justicia, Felipe Bulnes, anunciaron indultos para presidiarios. (¿Los indultados harán taco para trancar la puerta giratoria, cierto? Porque así podrían aprovechar de contarlos como empleos y llegar al millón prometido).

Ay, Rodrigo. Inhale, exhale; inhale, exhale; inhale, exhale. Cuente hasta diez, o cien, o mil; reflexione antes de decir cosas y, sobre todo, tomar decisiones. Mire que se acerca el Día del Joven Combatiente y ya lo veo salir con alguna chambonada, como que no se mueve ninguna hoja sin que lo sepa, o que esto es la guerra, señores. O que van a recurrir a un ejército de droids para combatir a la delincuencia y que que la fuerza los acompañe. ¿No ve que eso no calza del todo con la nueva derecha que quiere vender impulsar?

Atentamente, su correligionaria en el insomnio.

PS: No crea que comploto, ¿bueno?

2 comentarios:

Daniela dijo...

digale al ministro hinspeters que me devuelva la moto que me choco y me dejo sin trabajo y no me pago ni un solo peso soy madre soltera y por culpa del ministro quede sin trabajo y con deudas ya que no me devovio mi moto el habla de los derechos y los mios como cuidadana de este pais el me pasa a llevar y no paga mi moto y el segundo juzgado de policia de las condes se quedo sin aser nada y yo practicamente pèrdi mi moto que me costo dos años pagarla AYUDENME POORFAVOR AYUDENME ESTOY DESESPERADA mi nombre es daniela astorga y mi telefono es el celular 95315420

Daniela dijo...

Por intermedio de la siguiente carta me dirijo a usted, para poder si usted me puede ayudar, a sensibilizar al Señor Rodrigo Hinpeters en lo cual indirectamente, este señor mocionado, tubo en el día 19 de febrero del año en curso tubo un proceso en el 2º JUZGADO de Policía Local de Las Condes el procesó rol Nº 081882-04-2010, en lo cual su chofer ,conducía un Jeep Placa Patente: WK.9181, por la calle vecinal de las comuna de las condes pasándose una señalización de seda el paso y un paso peatonal en la dirección de napoleón de la misma comuna e impactándome en mi moto marca: HONDA 125cc. Patente SP-0815, la cual conducía yo Daniela Margarita Astorga Valdivia, el tribunal declaro culpable del accidente al chofer del ministro del Interior don Heraldo Artemio Silva Vega, pero como yo no tuve abogado se cerro la causa y perdí mi moto que era mi fuente laboral y lo único, que me gustaría que usted como una persona de buen corazón me ayude a poder recuperar mi moto para poder, volver a trabajar.
Porque la realidad de mi vida es que soy una madre soltera con dos hijos de 8 años y 6 años de edad, mi moto era mi fuente laboral (correo privado) y de esta manera estoy con las manos atadas porque el papá de mis hijos no nos da lo suficiente para mantenernos que el tiene otra familia.
Aparte de todo producto del accidente tuve que operarme el Hospital San Borja Arriaran de 4 Quistes enormes que median 25 cm. X 20 cm. Otro de 14 cm. X 18 cm. Y los otros dos de 10 cm, lo cual recién 30-10-2010 estoy saliendo de mi pos operatorio. por ese motivo me he dirigido a usted ya que yo recuperando mi moto la cual en este momento esta dañada y detenida en el aparcamiento de renca calle brasil, por el echo que en el momento del choque tenia el permiso de circulación vencido, entonces, Yo lo único que quiero en este momento es recuperar mi moto o una moto del mismo tipo en lo posible para poder volver a trabajar, de echo la empresa a la cual yo le emprestaba mis servicios es lo único que me pide para reintegrarme.
Agradeciéndole su tiempo y amabilidad de su parte




PD: Deseo una pronta respuesta y mis hijos también gracias


Nombre: Daniela Astorga Valdivia
Celular: 95315420